Sucede leyendo: Literatura y tecnología

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sucede leyendo: Literatura y tecnología

¿Quién le da las órdenes al robot? ¿Cuántas horas pasas en una pantalla? 

¿Cuántas líneas de WhatsApp leíste? ¿Algo de eso te cambió la vida? ¿Cuando llega la noche tu celular te pide, por favor, que leas más mensajes de texto? ¿Crees que dormir abrazado a un teléfono es amor? ¿Cuántas líneas de un libro marcaste hoy? ¿Seleccionaste la frase que te hará más fuerte, más feliz, más tú mismo? ¿Cuántos consejos te dieron en las redes sociales? ¿Cuántos coaches quisieron convencerte de que tienen la solución? ¿Sientes que las historias de tus amigos en las redes son ficticias? ¿Hace cuánto que no leen un cuento juntos? ¿Cuándo fue la última vez que te leyeron en la cama? ¿Cuándo fue la última vez que te leyeron en la mesa? ¿Cuándo fue la última vez que te leyeron mientras te dabas un baño? ¿Cuándo fue la última vez que te leyeron en el metro? ¿Prefieres scrollear en videos que vas a olvidar en segundos? ¿Es el tiempo de scrollear el que te quita tiempo? 

¿Creíste en algún momento que estas preguntas tienen respuesta? ¿O son muchas respuestas para cada pregunta? ¿A la literatura deberían importarle los me gusta? ¿Los escritores de hoy anhelan los views? ¿Un youtuber se convierte en escritor sólo por escribir un libro? ¿Los youtubers escriben sus libros? ¿Todos los lectores podríamos ser booktubers? ¿Qué es un libro sino una herramienta para rebelarse? ¿Hay un libro para cada pantalla? ¿Hay una novela para cada noche? ¿Estás leyendo desde un celular o desde una computadora? ¿Todavía sigues leyendo? ¿Todavía piensas que este texto puede tener una respuesta sobre la literatura y la tecnología, sobre la tecnología y la posliteratura? 

¿Sabes que en cada novela hay mejores ideas que en toda la tecnología junta? ¿Tienes una pantalla en el rostro? ¿Estarías dispuesto a injertarte una pantalla en el antebrazo? ¿Cuánta chatarra electrónica generaste en tu vida? ¿Cuántos kilos de tecnología descartaste? ¿Cuántas teclas crees que podrías juntar con todos los teclados que rompiste? ¿Dormirías abrazando una vieja pantalla de computadora? ¿Pondrías en tu mesa de luz un gabinete de hace treinta años? ¿Y cuántos libros tiraste? ¿Y cuántos libros fundiste? ¿Tienes preguntas? ¿Quieres este texto en lenguaje inclusivo? ¿Los usos y costumbres del lenguaje son parte de la tecnología de nuestros pensamientos? ¿Cuánta tecnología hay en el nuevo lenguaje? ¿Cuán tradicional crees que eres? 

¿Al algoritmo le importa lo que piensas? ¿El algoritmo es tu amigo? ¿Te muestra lo que te gusta? ¿Te da lo que necesitas? ¿La literatura exige que no te olvides de ella? 

¿Debería encontrar una pregunta fuerte, realista y trascendente para cerrar este texto? ¿Esa pregunta vendrá de la literatura, de la tecnología o de una mezcla entre ambas? ¿Todo lo anterior fue digresión? ¿El centro del texto tiene que ver con Sucede leyendo

¿En serio todavía no hay robots que lean cuentos cada noche? ¿Es la última pregunta un deseo para que puedas dejar tus propias preguntas y completar esta situación bochornosa que intentó ser una reflexión sobre la literatura y la tecnología? ¿Te animas a dejar tus preguntas? ¿Mis preguntas irán justo acá debajo de estas últimas preguntas? ¿Acaso la tecnología no te alimenta? ¿Acaso esta no es una web para poder comunicar la literatura de Tusquets, Seix Barral, Joaquín Mortiz, Destino, Emecé, Planeta? ¿Acaso cada una de ellas no tiene su propio recorte? ¿Acaso las lecturas de cada uno no lo tienen? 
Bienvenidos, entonces, al recorte de Sucede leyendo.  

sucedeleyendo

sucedeleyendo